sábado, 12 de abril de 2014

La UMA facilita 9 mediadoras diarias a la Asociación de Integración de la comunidad gitana Palma-Palmilla para ayudar a los más desprotegidos

Gracias a un convenio firmado con la Facultad de Trabajo social 4 estudiantes comenzaron hacer sus prácticas en el Barrio de la Palma Palmilla, solucionando problemas sociales, como la gestión de pensiones, tratamiento de enfermos, asuntos judiciales, apoyo escolar a los menores, reparto de alimentos etc.

Este grupo de estudiantes, sintiéndose realizadas  con la enorme ayuda que prestan a tantas y tantas personas, difundieron dicho trabajo, de forma que otras 5 voluntarias se unieron a la labor que desempeñan.

Diariamente, acuden a Er Banco Güeno a primera hora de la mañana, donde organizan los problemas más acuciantes del barrio ( menores en desamparo, enfermos sin atender, madres con niños y sin hogar desamparadas, reparto de alimentos a los más necesitados, acompañamiento para recibir la dosis de metadona, etc. etc.

Muchas veces encuentran auténticas murallas cuando se topan con los políticos que, inmisericordes con sus prejuicios contra los pobres y asociaciones que no les hacen vasallaje,  les ignoran y hacen imposible su trabajo, puesto que pretenden que sean sus asociaciones afines, que  dan caridad a cambio de que los desprotegidos se arrodillen ante los poderosos.


Así las estudiantes, Paloma, Almudena, Azahara, Macarena, las dos María, Alberto, Pacheco, Bea, Bárbara, Cristina, Isa, nuestro compañero Ramón y por supuesto, Pilar. Son pedagogas, psicólogas, mediadoras, trabajadoras y educadoras sociales, que ponen su empeño todos los días en ayudar al compañero, no como caridad, sino como solidaridad, puesto que compartiremos el mismo destino. Este era nuestro sueño, mediadores de calle trabajando codo con codo con universitarios, luchando por un mundo mejor que estamos consiguiendo en La Palmilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario